: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

martes, noviembre 06, 2007

¿Sería conveniente regular los lobbies en la Unión Europea?

Habitualmente recibimos las noticias de asuntos europeos como algo en la distancia que no nos afecta demasiado. Se habla con frecuencia de la política comunitaria como un cementerio de elefantes adonde van a perecer personalidades ya amortizadas de cada país miembro. Aparentemente, los problemas en el seno de la Unión nos tocan de lejos y de refilón.

También observamos cómo pueblos de Andalucía pesqueros o agrícolas se levantan contra ciertas medidas procedentes de Bruselas o Estrasburgo. ¿Cuál es el nexo de unión? Sin duda, esos agricultores o pescadores han tenido conocimiento de la directiva o diligencia comunitaria que directamente les afectaba. Tal publicidad se la proporcionan los lobbies que merodean en torno a cada comisión parlamentaria, intentando influir políticamente pues supuestamente representan los intereses de algún colectivo. ¿Es esto malo? Sin entrar en disquisiciones morales pertenecientes al ámbito político, hemos de valorar la utilidad de estos lobbies, y si la defensa de los intereses grupales que preconizan no pueden verse distorsionados en ocasiones por cierta empresa que casualmente financia a esos lobbistas profesionales, que además tienen la mala costumbre de comer todos los días y han de vivir de algo.

Actualmente se discute la posibilidad de elaborar un registro de lobbies y lobbistas que contenga el acceso a los parlamentarios, influencia sobre los informes y lo que es más importante, la procedencia de los fondos. Arguyen algunos beligerantes lobbies que algunas empresas no querrán colaborar si se conoce su identidad, aunque ésta sea una práctica habitual en Estados Unidos, dónde son públicos incluso los fondos destinados a campañas electorales.

Personalmente no me opongo a la elaboración de tal registro, si cierta empresa no quiere hacer pública su colaboración con algún lobby será porque algo esconde, y si tiene interés sobre alguna medida de ámbito europeo, que el interés sea público y transparente. No supone un menoscabo de su libertad sino una ampliación de la misma en lo que respecta a todos los ciudadanos, pues conocerán si consumir un determinado producto de una organización con intereses espurios.

El hecho de la regulación y la existencia de lobbies debería evaluarse en función de la utilidad y eficacia de éstos, si funcionan y contribuyen al bien común que se les dé un voto de confianza, pero si vienen a perpetuar el ingreso de fondos en industrias ineficientes y sin visos de cambio, no sería mala invitación a la retirada la regulación sobre la que se debate.

Comentario de mi asignatura de Política Económica sobre éste artículo

13 Comments:

Publicar un comentario

<< Home