: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

martes, agosto 14, 2007

Hay que insultarse más

Pecado mortal en la dictadura de lo políticamente correcto, pero... ciudadanos del mundo, hay que insultarse mucho y la convivencia será mejor.

Situación pintoresca la vivida hoy por mi novia y por mí: Ante unos infernales ardores de estómago hemos ido a una farmacia a comprar Almax. ¡Qué cara me habrá visto la manceba para darme una caja tan enorme...!


Al turrón: cuando salimos y nos montamos de nuevo en la moto, resulta que al subir la pierna, he tocado de refilón con mi alpargata de esparto el parachoques de un coche, aseguro que no exagero en la insignificancia del toque.
Tras ello, sale como una exhalación un mariposón de los maduritos (y parecido asombroso con Juanito "El Golosina") a reclamar que le habíamos tocado el coche con la moto.
Con amabilidad y educación me he bajado de la moto, me descubrí y le pedí disculpas por haberle rozado con mi alpargata y haberle retirado el polvo del parachoques (al que debía de tener cariño). El caballero mariposón ataviado con bermudas demasiado cortas, habanera ceñida y pelo pintado, no atendía a razones mientras mantenía una conversación con su móvil y nos gritaba violento basándose en qué habría sucedido si el toque nos lo hubiera dado él a nosotros, que cómo nos habríamos puesto... ante tan profunda argumentación, yo he contestado con mi flema habitual que esperaba que no condujera con un pie por fuera del coche...

El señor nervioso, violento, grosero, y desproporcionado en su reacción, se revolvió al coche profiriendo insultos y ha acabado diciéndonos ¡CATETOS! Me habría encantado conocer la razón de tal epíteto...
La cuestión es que mi novia se ha sentido violentada y le ha contestado, jejeje, imbécil, maleducado y todo eso... el otro ha salido y le ha amenazado con que se le iba a caer el pelo... en fin no va a más...

Mi tesis es que hay que insultarse más, a mí la ridícula situación no me ha alterado en absoluto gracias a esos altruistas pedagogos de internet que ya se han encargado en numerosas ocasiones de tacharme de facha, homófobo, asesino, egoísta, crispador, etc...
Por todos ellos reconozco el bien que nos hace la política, hay que insultarse más, es una conspiración algo retorcida pero cuando nos inmunicemos al insulto un nuevo amanecer florecerá...