: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

jueves, junio 21, 2007

¿Por qué tiene que ser así? Vuelve José Tomás, se va Morante

El pasado domingo en pleno éxtasis por el triunfo del Real Madrid había que saborear a la vez la vuelta del maestro José Tomás por la puerta grande de Barcelona. El valor de la fiesta del domingo en Barcelona es incalculable, la sublimación del arte por encima del prejuicio indocto y superficial. En un momento en que la fiesta de los toros cuenta con una pléyade de héroes sobre la arena, ha caído una estrella. Queríamos disfrutar de la noble batalla de José Tomás, Morante de la Puebla, Enrique Ponce, Castella, Finito de Córdoba, El Juli, Manzanares, Talavante, El Cid, Cayetano. Cuánto arte y gallardía en esa lista. Seguiremos saboreando, paladeando a Morante de la Puebla, pero José Antonio Morante Camacho no es el de la plaza, y también hay que estar con él.


Fastidia pensar que no vamos a poder disfrutar del maestro Morante durante el verano, pensaba patear Andalucía buscando alguna corrida ilusionante, sólo queda la esperanza de que el año que viene Morante de la Puebla gane a Morante Camacho, y podamos acompañarle en la plaza, donde debe estar.

Ahora hablaré de la luz que nos trajo el domingo, la espera desde septiembre de 2002, pero que en parte queda eclipsada por la noticia de ayer. Además el buen amigo Zapataplús casi me exigía un comentario sobre el evento, lo que le agradezco porque me ilusionó.

Barcelona 17 de junio de 2007:

Día del retorno de José Tomás a los ruedos. Acompañaron en el cartel el maestro Finito de Córdoba, y Cayetano Rivera. Las bestias de Nuñez del Cuvillo bien presentadas y con casta, no he podido ver cómo trabajaron en varas pero embistieron con bravura, todas salvo el lote de Finito, lástima.

Metidos en el espectáculo retorna José Tomás con Laborioso, su primero. Nos brinda unas verónicas algo enganchadas, pero lo arregló con unas chicuelinas increíbles rematadas por una revolera espectacular, me recordaron a las de Morante este año en su primera tarde de Madrid.

Muletazos espectaculares, qué capacidad para torear en redondo, el camino que enseña al toro es perfecto, y el toro lo sabe bien, tiene que trazar lo que Tomás le muestra porque es la manera de que la composición quede perfecta. ¡En qué terreno se atornilla José Tomás! Vaya sitio de valentía y arte. Un pase de pecho de la cara del toro a la cola, lento, interminable. Dedica naturales tan larguísimos que acaba enganchando, pero es que la profundidad de este hombre no se ve en otros toreros. Qué tanda de trincherillas para ir acabando. Viento fresco del pasado, toreo clásico de arte y valentía. Oreja que habría sido mayor triunfo de no ser por un bajonazo eficaz y rápido.

En su segundo dio pases más largos, más rectos, aunque de igual hondura. La manera de encarar al toro y dirigir la muleta es única, con el codo flexionado y cerquísima del cuerpo. Fotografío un pase de desprecio fenomenal. Es un torerazo, conocedor de la distancia y la embestida del toro. Es un dominador de la técnica y de nuestra imaginación, usando trincherazos y pases de desprecio como recurso, mientras que otros no saben más que dar pases y pases, marchándose de la plaza sin torear. Para ir acabando don Manuel Rodríguez Manolete estaría orgulloso de ver esa tanda de manoletinas con el toro Pitiminí. Grandioso, dos orejas y Puerta Grande, espero que no sea un espejismo, o un sueño de primavera-verano, porque la fiesta necesita estimularse con esas faenas. ¡Qué leche la fiesta! Las necesita la gente, necesitamos sentir esa emoción, y que hasta en Cataluña la gente en medio de la faena grite ¡Viva la Fiesta Nacional!

Ojo también a Cayetano en su mejor tarde como matador, y esa torería ante los torazos embestidores y encastados del Nuñez del Cuvillo. Varias tandas en redondo sublimes, bien rematadas con el de pecho y taurinísimas -me encanta como separa del cuerpo el brazo izquierdo cuando realiza "el de pecho", la estampa es fantástica. Me hubiera gustado quizá que hubiese aplicado a sus toros más pausa, más temple, porque la embestida siendo muy pura fue veloz, muy emocionante y limpia, pero poco saboreada, lo que no quiere quitar mérito, es una apreciación y nada más. El mérito de llevar al toro tan embebido al trapo también es suyo. El remate en el primero con molinetes y ayudados por alto, muy bien traído. Sobresaliente Cayetano en su primero. En el segundo parecido, de dos orejas otra vez, olé por el torero, seguiremos su trayectoria que tras el revuelo mediático parece estar asentando cabeza de nuevo en la plaza.

Tenemos a Tomás, necesitamos a Morante, especialmente él a sí mismo.



13 Comments:

Publicar un comentario

<< Home