: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

sábado, febrero 03, 2007

Terroristas, suicidios, estoy que no me lo creo

Aunque me queje siempre, parece que también suceden cosas interesantes en Coventry, esta gris ciudad en la que intento aprender inglés.
El pasado jueves la comidilla era que todos habíamos visto muchísima policía por las calles, y el toque final lo dieron dos helicópteros que estuvieron parados en el cielo, repito parados, durante casi una hora. Al parecer va encaminado también con las detenciones de terroristas de Birmingham -que está solo a 20 minutos de aquí-.

Y hoy, en mi residencia, ha habido un suicidio. Pero según nos dicen no era ni estudiante ni residente aquí. Pobre. Yo me he enterado un poco más tarde, pero se supone que ha caído por mi fachada desde el decimotercer piso -yo vivo en el decimocuarto-, y uno de mis vecinos si estaba realmente nervioso porque hasta había oído el grito. No sabemos cómo se habrá tirado porque las ventanas no se abren casi nada, con decir que tengo los mismos churretes en las ventanas desde que llegué, y es que no los puedo limpiar apenas sin ser contorsionista. Lo peor es que lo de los suicidios en Priory Hall es costumbre y/o tradición, ya que el año pasado he oído que hubo hasta 7 intentos 7 de suicidio. No temáis por mí que la comida es mala pero no para tanto.

Estas cosas suceden, ahora tras escribir esto me siento como un redactor de GENTE, el programa de la primera, o Roberto Arce y el telediario de Antena 3, sucesos, sucesos y más sucesos.
Yo tengo alguna extraña teoría sobre las penalidades de los telediarios. La primera sería labor psicológica en plan "mal de muchos consuelo de tontos". Y la segunda y conspiranoica que vendría a ser una gran publicidad subliminal como aliciente al consumo, al hedonismo y relativismo desde los mismos telediarios; ya que la vida es corta y te puede tocar a tí en cualquier momento... compra, disfruta, no pienses y en último término muchas veces ya de paso vota al PSOE.


NOTA: Sí, esa es mi residencia aunque la foto está invertida. Yo vivo en el piso catorce, y si se vieran las ventanas se apreciaría el toque ibérico de mi habitación con los chorizos y salchichones colgados -que nada tienen que ver con los churretes que venían de fábrica-.

6 Comments:

Publicar un comentario

<< Home