: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

martes, enero 30, 2007

Rafael Cabrera y los toros al estilo COPE

Quería tener material suficiente para analizar el cambio que COPE había dado en el tratamiento de los toros, tras la salida por la puerta de atrás de Pedro Javier Cáceres, y la llegada a la dirección de "El Albero" de Rafael Cabrera Bonet.

Ya han pasado cuatro programas de los que he escuchado tres -y sin que el director de este blog pague horas extras-. Y la conclusión que puedo sacar es que no tengo conclusión.

Pedro Javier Cáceres me gustaba muchísimo: su crítica inapelable, los editoriales fantásticos, la relación paternofilial con los toreros, el tratamiento confiado con los protagonistas. Todo ello enganchaba, y lo que me guardo para recordarle es la expresión que a nadie más he escuchado o leído: "sin solución de continuidad". Justo lo que le ha pasado.

Rafael Cabrera ahí está, me gustó la broma del primer día pues facilitó que me quedase escuchando un rato: "Las una de la mañana, las doce en Canarias y en el reloj de alguno del BNG". La voz es de largo menos radiofónica que la del director anterior, pero puede aportar otras cosas evidentemente. Demuestra ser gran conocedor de la fiesta de los toros, pero aún no lo es del programa de radio. Falta el ritmo, quizá hay demasiados errores en la dicción y hay mucha menos espontaneidad, así mismo, se echa en falta confianza con los protagonistas, y dinamismo en las tertulias. Aún así, casi todas las faltas que ahora llaman la atención, pueden ser subsanadas.

Leyendo bastante información, parece que Pedro Javier Cáceres se había granjeado alguna que otra enemistad tras 20 años dirigiendo el programa. La gran piedra de toque que muestre claramente la inclinación del programa llegará con la temporada taurina, y especialmente con el tratamiento de Las Ventas.

Mi veredicto: Voto de confianza sin mucho entusiasmo, pero con voluntad de aprender.


NOTA: había una falta de ortografía repugnante que me ha advertido mi amigo Joselu y he procedido a retirar por la higiene intelectual de todos nosotros. Se debía a falta de atención utilizando un auxiliar para un pretérito perfecto que al final no puse y se quedó en preposición. ¡Coño! la preposición "a" con "h", un horror. Pido disculpas.

13 Comments:

Publicar un comentario

<< Home