: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

viernes, julio 21, 2006

Soy pija de izquierdas, o sea, odio la injusticia.

Publicado el día 15 de marzo del 2006 en relación con el viaje de la vicepresidenta del Gobierno al continente Africano.

Si la última protesta de las diputadas socialistas tiene eco en la calle, empezaré a despreciar bastante la capacidad intelectual de mis iguales en la vida. A ver, ¿que Zaplana diga que le gusta mucho disfrazarse a la vicepresidenta es machismo? Si es algo, es un pobre argumento político, pero ofenderse por algo así, es una soberana tontería, memez, bobada o gilipollez.

Además no le falta razón a Zaplana. Para posar en la Vogue, no les importó ejercitar posturitas, y vestirse de gala. En África, aún colean los movimientos de cadera de la vicepresidenta, esa fiesta celebrada porque al parecer van a acabar con la pobreza en esos países, una visita de suite de hotel suficiente para impregnarse de la injusticia e iniquidad.
Esa fiesta paritaria en la que sólo había mujeres que agrava la dicotomía del pobre y el rico, que hunde más en la miseria al pobre y que acalla momentáneamente la conciencia del rico, que obviamente tiene derecho a fiesta tras el esfuerzo de acercarse al desfavorecido. Qué grima me da esta izquierda pija, que se molesta ante todo lo que se sale de la senda marcada por la "corrección política", basados en el fingimiento y la hipocresía moral.

Eso es el PSOE, la izquierda pija, cuyo único acercamiento a la injusticia lo han leído en libros y documentales de la tele. Me habré pasado de la raya seguramente, pero debo expulsar la bilis para no intoxicarme, tales
sentimientos me produce la aspirante a "gauche divine" española, la izquierda de salón.