: . . Hoy para mañana...

Mirando la vida, mirando España, mirando Inglaterra, e intentando describir la belleza y podredumbre de nuestras historias de hoy, con la vista puesta en el horizonte del mañana.

viernes, julio 21, 2006

Desde mi nación, Crónica Taurina

Del día 25 de mayo de 2006

No os olvidéis de Andalucía, y apoyad en lo posible que se acabe esta farsa de Walden Dos en socialista que pretende crear el PSOE en Andalucía.
En Córdoba estamos de feria, ya se sabe pan y circo. Hoy he estado en los Toros, qué maravillosa fiesta. En Córdoba, que es plaza de primera, tenemos una plaza descomunal de grande, y aún habiendo ambiente de toros, nunca se llena. Se lidiaron toros de Peñajara para los espadas: Francisco Rivera Ordóñez, Sebastián Castella, y Salvador Cortés.



Llevaba muchísimo tiempo sin ir a los Toros, y he disfrutado como la primera vez. Rivera Ordóñez, seguramente por venir de una lesión ha estado flojísimo, indolente, ha habido que abroncarle para que pusiera banderillas, si no habría pasado como si nada por Córdoba, ha desaprovechado el 4º y se ha ido con dos saludos desde el tercio. Sebastián Castella, -qué futuro tiene este torero-empezó citando en los medios con unos pases de espaldas muy arrimados y valientes que calentaron al personal, como debía ser tras la faena triste y fría de Rivera Ordoñez. Y con una buena faena merecedora de una oreja, la malogró con la espada, tres estocadas y saludo desde el tercio. El 5º, le ayudó a forjar una faena muy bonita, ligada, valiente y técnica, que rematada con una estocada certera le valió una oreja y vuelta al ruedo, quizá no más por la tardanza en morir del toro, muy bravos los dos últimos. Salvador Cortés me ha dado una alegría, sabía que estaba en buena forma pero me ha gustado aún más. Mereció Puerta Grande, pero seguramente pagó ser sevillano, qué injusticia. Dos estoconazos fulminantes, la primera faena muy bien sacada a un mansote, pero el segundo toro fue dulce, bravo, noble, un amigo, yo creí que se iban a cenar juntos Cortés y él. Qué maravilla de lances, poesía, tiempo detenido, la cabeza baja, entre caricias. Tremendo estoconazo, oreja y vuelta el ruedo con mayoritaria petición de la segunda oreja. 

5 Comments:

Publicar un comentario

<< Home